martes, febrero 07, 2006

Comenzando en Civitis

Para aquellos que buscan un juego que no requiera de una atención constante, les recomiendo que echen un vistazo a Civitis.

Civitis es un MMOG de estrategia económica. Al inscribirte, eliges formar parte de uno de los 5 países en los que se reparte el mundo de Civitis (Laronia, Avernia, Doxia, Itaca y Valhala). Dentro de cada país hay varias ciudades (actualmente entre 3 y 4 por país), y el recien llegado entra directamente en la ciudad con menos población (se puede cambiar de ciudad, e incluso de país, aunque con un coste asociado y por un periodo mínimo).

Una vez inscrito*, tienes un saldo inicial de 10.000 civitis (unidad monetaria del juego) y un ciudadano al que alimentar. El juego se divide en periodos de 1 semana (comienza el viernes a las 21:00) y mientras algunas variables tienen efectos inmediatos para el periodo actual, otras solo afectan al periodo siguiente. Así que en cada periodo es recomendable al menos conectarse en una ocasión (¡aunque solo sea para alimentar a nuestro pobre ciudadano!).

El primer componente del juego es mantener el bienestar de tu ciudadano. Para ello, deberás alimentarlo convenientemente en cada periodo, eligiendo de entre los productos alimenticios aquellos que cubran una serie de parámetros (calorias, hidratos, grasas, vitamina C, hierro, sodio, etc). Según que alimentos compres y en que cantidad, estos parámetros varían, y tu objetivo es ajustarlos a los valores optimos. Si hay descompensaciones, nos producirán distintas enfermedades, que pueden ser curadas comprando medicinas específicas. Si no curas las enfermedades, avanzarán hasta producir la muerte de tu ciudadano (y el borrado subsiguiente de la cuenta).

En realidad la alimentación es un componente secundario dentro de Civitis. Simplemente hay que preocuparse por encontrar la "dieta ideal" y por comprar los alimentos que la compongan una vez a la semana. El verdadero "meollo del asunto" está en la gestión de la empresa y en la política.

Cada ciudadano puede fundar una empresa (y solo una) en Civitis. No es obligatorio, pero si muy recomendable, si queremos obtener ingresos. Hay otras formas, como jugar a la bolsa, en las competiciones deportivas, meter dinero en el banco a un interés fijo, jugar a la lotería --si te toca, claro--, etc, pero no suelen ser muy recomendables si lo que queremos es un flujo constante de dinero. Así que se puede decir que el gestionar la empresa es el componente principal de Civitis.

Existen 28 tipos de empresas (rubros) diferentes, pertenecientes a 3 sectores (primario, secundario o terciario). Para fundar una empresa hay que pagar un capital inicial y además hay un requerimiento de educación mínimo (que también se puede alcanzar pagando). Estas cantidades cambian de rubro a rubro, e incluso nos podemos encontrar con que en ciertas ciudades el fundar una empresa de cierto rubro está subvencionado (vamos, es gratis). Puesto que podemos abrir y cerrar empresas tantas veces como queramos (aunque ambas operaciones tienen un coste importante), nuestra primera empresa no tiene porque ser de los rubros más exigentes. Simplemente podemos comenzar por un rubro más sencillo, capitalizarnos y mejorar, y saltar luego a otro rubro.

Cada empresa produce una serie de productos. Por ejemplo, una empresa del rubro de la Minería produce "minerales" y "minerales preciosos". Una granja produce "leche", "animal" y "abono". Una de suministros industriales produce "componente electrónico" y "componente mecánico". Y una de Entrenamiento produce "habilidad", "inteligencia", "fondo" y "musculación". Todos estos productos --hay unos 80-- son a su vez materias primas (en distintas cantidades) de otras empresas, en un ciclo sin fin.

Pongamos un ejemplo, que se entenderá mejor. Mi empresa del rubro de la Herrería produce picos, hachas, tijeras y arados. Para cada uno de estos elementos necesito una serie de materias primas. Por ejemplo, para fabricar una unidad de arado necesito 3,8 unidades de mineral, 1,3 unidades de madera, 1,3 unidades de energía y 0,1 unidades de habilidad. Necesito comprar materias en esas proporciones para producir unidades de mis distintos productos para poder vender. A su vez, otras empresas necesitan de mis productos como materia prima para crear los suyos, como puede ser el caso de las empresas de agricultura, que consumen arados, o de las de materiales de construcción, que consumen picos y hachas.

Además de las materias primas, otros productos consumidos por todas las (o muchas) empresas son el agua y la energía (monopolios públicos), el transporte (cualquier compra consume unidades de transporte, que varían dependiendo de la distancia y del número de unidades compradas), la maquinaria primaria, secundaria y terciaria (necesaria para producir unidades de cada sector), unidades de construcción (para aumentar el tamaño del almacén, que se "degrada" --decrece-- un porcentaje en cada periodo), publicidad (campañas publicitarias) y sellos (para comunicarnos con el resto de los jugadores), y el imprescindible merchandaising (para atraer compradores).

Eso, como empresas. Como ciudadanos consumimos además bienes "finales", como son los alimentos (que debemos comprar para mantener a nuestros ciudadanos), medicinas (para curar a nuestro ciudadano), y los bienes de consumo (que sirven para mantener contento a nuestro ciudadano y sea más productivo, y que también se "degradan" por periodo). Además, el transporte también es necesario para estas compras.

El rubro que elijamos para nuestra empresa debe tener en cuenta todos estos factores. A ser posible, debemos tener proveedores de materias primas en nuestra ciudad (para ahorrar en transporte) y a buen precio. Y también clientes que puedan demandar nuestros productos, aunque eso veremos luego que es menos importante. Un rubro con muchas empresas puede echar para atrás, pero no tiene por qué ser así, aunque uno vacío puede presentar más ventajas.

Lo importante es tener en cuenta lo siguiente: existen dos tipos de compradores: los trabajadores y los empresarios. Los trabajadores son los PNJs** de Civitis. Compran según una serie de parámetros, dentro de una horquilla de precios. Pero compran siempre, con un porcentaje que varía según los puntos de merchandaising gastados en el periodo anterior. Lo que quiero decir es que son ventas seguras y automáticas que el sistema de Civitis nos hace. Lo único que hay que asegurarse es de tener siempre los puntos de merchandaising al máximo, para que las compras sean lo mayor posible.

Entender el sistema de compra de los trabajadores es esencial para progresar en civitis. No voy a explicar todos los detalles (entre otras cosas porque aun no los conozco), pero la idea esencial es: ya que compran seguro, venderles lo más caro posible. Los empresarios de cada rubro de un país se ponen de acuerdo para forzar al motor del juego de Civitis al precio de compra de trabajadores más alto posible, obteniendo mayores ganancias. Es lo que llaman en los foros "gremios", y al contrario de huir de ellos, hay que acercarse y participar, porque si actuamos por nuestra cuenta no solo estamos perdiendo un montón de dinero a ganar nosotros mismos, sino que podemos estar haciéndoselo perder al resto del rubro. Y puesto que ese dinero es automático, es una tontería perderlo.

Pero claro, si ponemos precios altos ¿no se resentirán los empresarios? Los empresarios no pueden vender (el sistema no les deja) por debajo de coste. Para cada unidad, el precio minimo se calcula como la suma de los costes de materia prima y producción. Si compramos materia prima cara, nuestros precios se disparan, y toda la cadena económica podría sufrir un encarecimiento enorme, y una inflacción muy grande. El truco está en que a los empresarios no se les vende al mismo precio que a los trabajadores. A los empresarios se les aplica un "descuento de mayorista", que lo normal es que oscile por encima del 95%. Por ejemplo, el precio nominal de mis tijeras está a 14 civitis la unidad (ahora mismo). Pero con el descuento del 96,79% lo tengo a 0,45 civitis, que es lo mínimo que me deja poner el sistema (me marca como precio de coste 0,44, pero luego hay que tener en cuenta los decimales). Es decir, en el mercado de materias primas (de cara a otros empresarios que compren tijeras), estoy compitiendo con un precio de 0,44, mientras que mi competencia, que es más productiva, está vendiendo a 0,36 e incluso a 0,27.

Es decir, que hay dos mercados y dos baremos de precios. Y es importante distinguirlos y actuar en consecuencia. La mayoría de la gente nueva --sobre todo la que entra y no pasa por el foro o se informa-- fracasa y abandona el juego al poco tiempo, precisamente por no entender esta diferencia. Se empeñan en poner precios bajos (pero precios de venta al público, es decir a los trabajadores) sin descuento (o con descuentos ridículos) y luego se desesperan porque no tienen compras a pesar de ver que la competencia tiene los precios mucho más altos. Pero es que en realidad están mirando mal: no ven los precios de mayorista, que son mucho más bajos que los suyos.

Los productos, aparte del precio, tienen una calidad. La calidad es importante. De un producto con más calidad obtenemos mayor provecho. Por ejemplo, una unidad de transporte con calidad superior a 600 nos puede producir unas 18 unidades de transporte reales por cada 1 comprada. De esta forma, el coste real del transporte baja espectacularmente. Lo mismo pasa con otros productos. No con todos, pero la calidad se transmite (para obtener un producto con calidad necesitamos materias primas de calidad), por lo que no solo no venderemos (en el mercado mayorista) si nuestros precios son altos, sino que también nos impedirá vender si nuestros productos son de baja calidad. Puesto que la calidad aumenta solo cuando producimos, y se mezcla con la de los productos ya producidos, es importante ir vendiendo el stock que tenemos para ir produciendo nuevo de mayor calidad. Y aquí entramos en la "pescadilla que se muerde la cola" del principiante. Necesita vender, para mejorar la calidad, y no vende en grandes cantidades, porque sus clientes empresarios demandan precio y calidad. La solución: ser paciente y vender a trabajadores para ir poco a poco eliminando stock y produciendo con más calidad.

Una tercera variable esencial es la productividad o ratio de producción. En realidad, por cada unidad que mandamos producir no se produce una única unidad, sino que tenemos un porcentaje de productividad que determina el número de unidades finales producidas. Por ejemplo, con un ratio de producción 185%, produciremos en realidad 1,85 unidades por cada una enviada a producir. Así que si ordenamos producir 100, obtendremos en realidad 185 unidades en el stock.

Lo importante del este ratio es que a mayor ratio de producción, menor precio por unidad (ya que nos cuesta menos materias primas producir una unidad). El ratio se ve afectado por varios factores: número y sueldo de los distintos tipos de trabajadores, calidad de vida (número de bienes de consumo de nuestro ciudadano), inversiones en I+D del país en ese producto, etc. Las empresas más grandes y competitivas suelen tener alta calidad y a la vez precios de mayorista muy bajos, gracias a una elevada productividad, lo que a su vez redunda en grandes compras por parte de otras empresas.

Finalmente, hablemos brevemente del componente político de Civitis. Cada país tiene una serie de variables macroeconómicas que afectan a sus ciudadanos y empresas. Los más directos son el % de IVA (es decir, un impuesto) con el que se gravan todas las ventas, los aranceles (un % por producto con el que se grava las compras al exterior), la compra y generación de obras públicas (para producir agua y energía), creación de parados para contratar trabajadores, tasas de préstamos, de ahorros, etc. Los paises tienen un presidente y una serie de ministros que controlan y manipulan estos valores. Los presidentes se eligen por sufragio universal entre todos los habitantes del pais. Cualquier ciudadano puede consultar sus programas electorales, afiliarse a un partido existente o fundar su propio partido político. Los presidentes, al ganar las elecciones, eligen a los ministros entre los miembros de su partido político (aunque es posible que haya ministros independientes, es más difícil de gestionar).

Los partidos políticos representan (o deberían representar, que de todo hay) distintas "políticas económicas". Puede ser más proteccionista, o más liberal. Puede intentar llenar las arcas del estado, o gastar dinero para dinamizar la economía. Puede recaudar menos para capitalizar las empresas. O puede intentar algo completamente diferente. La situación del país, la evolución de su mercado y empresas, las relaciones con el resto de los paises... todas estas variables deben ser tenidas en cuenta por los gobernantes a la hora de gestionar todas estas variables para intentar llevar la economía del país a la mejor situación posible para todos sus ciudadanos. Y si los ciudadanos no están contentos con los resultados, es bastante probable que en las próximas elecciones (cada 8 semanas) seas derrotado por otro partido.

Entre las varias webs que tiene Civitis, una de las más interesantes es Darwin, que proporciona gráficas y datos por países y generales de todo Civitis. Esto os puede servir para orientaros sobre qué país escoger para comenzar vuestra andadura empresarial. Yo estoy por ejemplo en Doxia, que no es un país que destaque según las estadísticas . Pero precisamente he optado por un país "pobre" (aparentemente) buscando oportunidades de mercado, y pensando que en un país "rico" la competencia sería tan feroz que sería muy difícil competir.

La realidad es otra: puesto que muchos jugadores nuevos no son capaces de sacar su empresa adelante (por todo lo ya comentado sobre la mecánica de los precios) y abandonan, muchas ciudades están engañosamente llenas de empresas en rubros que en realidad son empresas "fantasma": ni producen, ni venden. El problema es que estas empresas desvirtuan las estadísticas: puedes pensar que hay suficientes proveedores para tu empresa, y encontrarte con que tienes que comprar lejos, e incluso fuera (pagando, si el gobierno sigue una política proteccionista, aranceles) y encareciendo por tanto tus costes y tus precios. Así que hay que tener cuidado al elegir y estudiar muy bien la situación de la ciudad y el país (o si hace falta, plantearse emigrar).

Civitis lo he incluido en la categoría de los juegos masivos, y según sus estadísticas hay más de 2.000 jugadores en él. Sin embargo, teniendo en cuenta la poca duración (y la incorrecta forma de juego, para decirlo claramente) de muchos de estos jugadores, significa bastante poca población realmente participante e involucrada. Lo cual es una pena, porque le resta dinamismo al juego. Muchas ciudades tienen problemas de abastecimiento de materias simplemente por carecer de empresas que cubrar un rubro. Así que lo más valorado en este juego es hoy por hoy el "capital humano". Por eso, en los foros internos (y en la especie de 'chat' que posee el juego llamado La Taberna) se intenta explicar y ayudar a los recién llegados. No con mucho éxito, puesto que muchos ni siquiera pasan por allí, por lo visto, o al menos no profundizan en el mismo, con los resultados ya descritos. Pero se intenta que haya buen ambiente, y que todos los habitantes de un país remen en la misma dirección para beneficio mutuo.

Solo me queda deciros que si os interesa Civitis, no dejéis de visitar los foros y leer atentamente los tutoriales, guias y diversas ayudas para entender mejor el juego. Mi explicación es, por fuerza, incompleta, y hay muchos detalles que, por desconocimiento principalmente, no he incluido.

¡Ah!, y por si queréis ser vecinos míos y que nos coordinemos en hacer crecer nuestras empresas: estoy en la ciudad de Olimpia, en Doxia. ;-)

Saludos, ciudadano, y feliz estancia.

--
* Por cierto, me molesta que te pidan datos postales. Vale que nos "spameen" una cuenta de e-mail, pero de correo me parece mucho pedir. Menos mal que...
** Personajes No Jugadores

9 comentarios:

rrey dijo...

Bueno, lo he probado y todo lo que puedo decir es que me parece muy complejo y el interfaz muy malo y lioso. Para mi es injugable.

Javier Cantero dijo...

Bueno... no sé que decirte. Yo al menos me estoy divirtiendo bastante jugando con una hoja de cálculo. =)

Lo de la alimentación del ciudadano es un poco plasta, eso sí. La interfaz tienes razón que puede mejorarse, pero eso es --me temo-- bastante común en este tipo de juegos.

En cuanto a la jugabilidad, tienes que meterte en la comunidad para pillar parte de la mecánica del juego. Me temo que la experiencia del primerizo es mala por eso.

Por otro lado, tiene algunas limitaciones serias en la capacidad de emprender negocios conjuntos. Las acciones no sirven para gran cosa más que especular, y sólo se permite una empresa por jugador (lógico para no dar ventaja a los usuarios que lleven mucho tiempo).

Vamos, que no hay muchas posibilidades para jugarlo en "clan" (fundar un partido político entre los colegas no me parece especialmente divertido... O:-) )

rrey dijo...

Yo es que para que un juego me atraiga lo primero que me fijo es en el interfaz, y si no lo encuentro "amigable", paso del juego. Muy bueno tiene que ser un juego para que el defecto del interfaz no me haga desecharlo :-).

Javier Cantero dijo...

De todas formas, yo voy a seguir explorando más cosas, a medida que tenga tiempo ;-)

Mr.X dijo...

Yo soy actualmente ministro portavoz del gobierno de Valhalla... no estoy desde hace mucho tiempo, pero puedo decirte que el verdadero aliciente del juego son lo foros...

Depende el país hay mucha más vida política que en otros...

En este juego no se puede atacar... por lo que si te enfadas con alguien la única manera de hacerle "daño" es haciendo un boicot, como ya se le hizo hace poco a un país...

A la larga le dedicas menos tiempo al juego, pero es que al principio es demasiado

Javier Cantero dijo...

Saludos, mr.x

Probablemente lo que le falte a Civitis sea que haya otras actividades aparte de la meramente empresarial. Las hay, pero son secundarias: no se puede sacar dinero de ellas (o solamente se saca si tienes suerte, lo que es lo mismo).

Por ejemplo, se puede hacer política, pero la política no da de comer ;-), y además la política se reduce a que el gobierno tiene una serie de resortes económicos, que interesan fundamentalmente a los empresarios.

Las actividades deportivas no sé como van, pero los consejos que se les suele dar a nos jugadores noveles es que no se metan, salvo que tengan dinero. Con la bolsa pasa tres cuartos de los mismo.

Civitis es un simulador económico, y como tal está bien. Pero... no va más allá. A pesar de todos los esfuerzos por "rolear", las herramientas proporcionadas no dan para más.

fukerito dijo...

Buen informe sobre Civitis.
Yo tengo un blog sobre el, pasen y vean...
Saludos!

Javier Cantero dijo...

fukerito, ¿ya no te acuerdas de jcantero? xD

fukerito dijo...

jcantero!!!!!!!!!!
Nunca asocie tu nombre con el nick.
Recien lo veo posteado, creo que tenes mi msn, sino, cualquier cosa, pasate por mi blog y dejame el tuyo, previamente lo tengo que aprobar asi que no es que lo va a ver todo el mundo.
Saludos!!!!